Erik Malpica Flores-Las huellas de Laetolio

El misterio de las líneas de Nazca

El planeta entero es un lienzo en el que hombres y mujeres de diferentes épocas y civilizaciones han hecho sus aportes, mismos que hoy constituyen una cultura universal variopinta. Desde el aura gloriosa del Coliseo Romano y hasta las no menos fenomenales pirámides de Egipto, los seres humanos han dado grandes muestras de genialidad. Y en territorio latinoamericano encontramos otra de ellas. Entre las curiosidades de Perú nos topamos con la magia de una civilización en la que nos sorprenden tesoros como las ruinas del Machu Picchu o la ciudad de adobe Chan Chan. Pero entre todas ellas, especial mención merece el misterio de las líneas de Nazca. En efecto, esta civilización realizó enormes diseños sobre suelo y roca, que aún hoy obsesionan a los científicos e investigadores.

El misterio de las líneas de Nazca, símbolo de una civilización

El misterio de las líneas de Nazca

Entre los años 700 y 200 antes de Cristo, floreció, en los territorios que hoy conocemos como Perú, una civilización que alcanzó interesantes niveles de desarrollo. La cultura nazca representa aún un cúmulo de cosas por descubrir, pero entre todas ellas, el misterio de las líneas de Nazca es lo que más ha llamado la atención de la comunidad científica. Los miembros de estas comunidades realizaron una serie de dibujos y diseños en la superficie terrestre y en las rocas, en una extensión de más de quinientos kilómetros cuadrados. Se han contabilizado más de 800 figuras zoomorfas, fitomorfas y geométricas.

Estos curiosos dibujos, a cuyo significado se acercan los investigadores, tienen la peculiaridad de que solo pueden ser observados desde el cielo, lo que implica un aspecto interesantísimo de la cultura del pueblo nazca y de las dimensiones de las obras que hacían. Resulta difícil saber a ciencia cierta qué representan las líneas de Nazca, o con qué objetivo inicial fueron trazadas por sus creadores. Lo que si es digno de destacar es que en una época en la que resultaba imposible una visualización a distancia y a una altura significativa, estas personas diseñaran con tal nivel de detalle figuras fenomenales.

1. El descubrimiento de las líneas de Nazca

El misterio de las líneas de Nazca no es asunto reciente. Es posible que desde hace siglos los habitantes de este valle ya conocieran sobre la presencia de estas líneas incrustadas en el suelo ondulado. Pero su descubrimiento oficial no ocurrió sino hasta 1927, cuando Mejia Xespe, un famoso arqueólogo, deparó en unos sobrecogedores dibujos tatuados en aquella zona mientras sobrevolaba el valle en avioneta. En ese momento el hallazgo no tuvo excesiva repercusión, solo levantó la curiosidad de algún que otro investigador, como fue el caso de Paul Kosok.

Este hombre se situó en lo alto de la meseta, admirando impresionado todas aquellas formas, todas aquellas líneas que, poco a poco, delimitaban nada más y nada menos, que unas claras expresiones precolombinas. La que más le impresionó fue sin duda aquel pájaro inmenso con las alas abiertas, como si estuviera a punto de emprender el vuelo. Pero ¿Qué representan las líneas de Nazca? ¿Quién había gravado aquello en el suelo? ¿Quién había creado esas figuras que solo eran visibles desde la altitud y nunca desde el suelo? El profesor Paul Kosok lo tuvo claro. El valle de Nazca era un libro. Un maravilloso y fascinante libro de astronomía, el más grande del mundo, de hecho…

2. Las cuatro pampas del Valle de Nazca

El territorio que acoge al misterio de las líneas de Nazca no es nada desdeñable: con un perímetro de 50 kilómetros de longitud y 15 kilómetros de ancho, se extiende lo que llaman las cuatro pampas: Palpa, Ingeni, Nazca y Socos. Zonas increíblemente áridas y secas de tonalidad marrón. Pero en las líneas donde se extienden estos dibujos se abre una segunda capa de tonalidad amarilla. En 1946, Kosok vuelve a su país, dejando a María Reiche el testimonio de sus investigaciones. Esta mujer dedicó su vida a la investigación sobre qué representan las líneas de Nazca, maravillándose con la exactitud de cada trazo.

Según Reiche existen más de treinta de los geoglifos: animales marinos y terrestres, figuras geométricas y humanas, entre las cuales, llama siempre esplendorosamente la atención ese pájaro de casi 300 metros, así como un cóndor de 135 metros, un pelícano de igual dimensión, o una araña de 42 metros. ¡Increíble!

¿Qué representa el misterio de las líneas de Nazca?

El misterio de las líneas de Nazca

1. El ave gigante

Al hablar de qué representan las líneas de Nazca, empezamos por la figura que es quizás la más popular y llamativa. Se trata de un ave gigantesca, con un pico largo y puntiagudo. Con sus alas extendidas abarca un espacio de 67 metros. Se cree que la figura representa a los diminutos colibríes sobre los que se teje la duda de si, no siendo autóctonos de estas tierras, podrían haber migrado, mostrándose así ante los ojos de los nazca.

2. El búho y sus ojos

Otra figura que protagoniza el misterio de las líneas de Nazca es el búho. Con sus treinta metros de altura, el ave alza su mirada imponente sobre una ladera, como un espíritu vigilante. Sobre ella se dice que pudo haber sido dibujada por la cultura Paracas, previa a los nazca.

¿Quiénes realizaron los dibujos del Valle de Nazca?

El misterio de las líneas de Nazca

El misterio de las líneas de Nazca no solo abarca sus alucinantes formas y dimensiones, sino también a quienes se atribuye su autoría. La comunidad científica de forma mayoritaria la atribuye a los integrantes de esta civilización, aunque hay corrientes que defienden un origen un tanto más sobrenatural. La teoría de que las líneas de Nazca fueron realizadas por entidades alienígenas procede de un libro de Von Daniken, titulado “La respuesta de los dioses”. En su argumento se defiende que la respuesta a qué representan las líneas de Nazca se encontraría en que son un sistema de pistas de aterrizaje para naves extraterrestres.

Y es que muchos de los dibujos parecen asociarse a viejas leyendas precolombinas del lugar, a dioses misteriosos, a seres llegados de otros mundos y diabólicos hombres lechuza. Todos ellos asociados a su vez a muchas de las cerámicas Nazca del país. Para Reiche, sin embargo, no son más que el testimonio de la cultura peruana. Las Pampas de Nazca serían en realidad, según esta historiadora, las páginas de un libro escrito con un extraño alfabeto gráfico, a través de animales, figuras geométricas y humanos de apariencia singular que parecen conectar con el mundo celeste, ese, del que parecían tener un gran conocimiento…

Sea como sea, el misterio de las líneas de Nazca sigue fascinando a la ciencia y a los curiosos. Y tú, ¿Conocías qué representan las líneas de Nazca? 

Ver fuente